Dos plagas comunes en los cereales: Mosquito del trigo (Mayetiola destructor) y Tronchaespigas (Calamobius filum Rossi).

Mayetiola destructor, también conocido de forma común como el “mosquito del trigo”, es una plaga que se extiende por todas las regiones de la península. Se caracteriza por ser un mosquito de unos 3 a 4 mm de tono gris oscuro. Su principal fuente de ataque es el trigo, aunque también puede verse afectados cultivos como la cebada y avena.

En invierno y verano, esta plaga se encuentra en estado de pupa en los sembrados de trigo y a partir de otoño empiezan a aparecer los adultos.

El daño producido por el Mosquito se aprecia en el aspecto deprimido de la vegetación de las plantas. Junto al suelo y al cuello de la planta, observaremos un abultamiento producido por las larvas, las cuales, se encuentran en su interior.

Las larvas que consiguen alcanzar el tallo, comúnmente se alimentan de la savia de la planta, de modo que la planta empieza por amarillear en las puntas y termina secándose. Aunque se emiten nuevos retoños, la siembra queda desigual.

Entre las prácticas más comunes que se realizan para combatir esta plaga encontramos las siguientes:

  • Rotar el cultivo con el fin de que no se favorezca el agrave del parasitismo.

  • Retrasar la siembra de forma que se limita el número de puestas.

  • Abonar el cultivo racionalmente para que no favorezca el ahijado.

  • Tratamientos fitosanitarios aconsejables realizaros contra las larvas en época otoñal.

En Innova XXI Agro intentamos que todo agricultor pueda adquirir la formación necesaria para combatir las plagas en el sector agrario a través de nuestros cursos de aplicador de productos fitosanitarios.

Calamobius filum, conocido como “Tronchaespigas” o “Aguijonero” se trata de una plaga que ataca al trigo y de manera menos frecuenta a la cebada y triticale. Aparece esporádicamente, aun así, provoca daños de carácter importantes. Se caracteriza por tener una longitud de 5 a 10 mm de tono negro.

Los adultos aparecen entre los meses de abril y mayo de modo que después de aparearse, las hembras depositan en el tallo del cultivo un único huevo, justo debajo de la espiga. Una única hembra puede llegar a poner de 150 a 200 huevos.

La larva se alimenta dentro del tallo del cereal provocando su destrucción. La planta empieza a debilitarse y la espiga se deseca de manera precoz. En algunos casos, el tronchaespigas causa la rotura de la base de la espiga, quedando la espiga tronchada e incluso pudiendo llegar a caerse al terreno.

Debemos estar pendientes a principio de Abril de que nuestro cultivo esté libre de tener adultos de la plaga en vuelo, de lo contrario, deberíamos valorar el tratamiento de la parcela con productos fitosanitarios. El periodo para efectuar el tratamiento es desde que detectamos los primeros adultos tronchaespigas en fase de vuelo hasta que se empieza la puesta en tallos del cereal. El tiempo que transcurre entre estas dos fases suele ser de 7 a 10 días.

Es conveniente rotar con cultivos que no sean susceptibles con la plaga del tronchaespiga como puede ser el girasol, la colza, etc. Segar lo más bajo posible y realizar un laboreo profundo pueden ayudar a destruir un número mayor de larvas.

X