Los Productos Fitosanitarios más utilizados en España

Que España sea un ejemplo en la Comunidad Europea a la hora de utilizar los productos fitosanitarios para combatir las plagas que atacan a nuestras explotaciones, nos hace pensar que los agricultores de nuestro país están bien formados con respecto al uso de los plaguicidas.

Para adquirir dicha formación es necesario realizar un curso de aplicador de productos fitosanitarios, a través del cual, obtendremos un carnet de Fitosanitarios.

Observando las estadísticas de años anteriores, los productos fitosanitarios más comercializados son los fungicidas y bactericidas, los cuales, están compuestos en su mayoría por ácidos orgánicos, que pueden liberarse de forma rápida o lenta y cuya finalidad es controlar el crecimiento de bacterias y hongos. Gran parte de los fungicidas para uso agrícola se fumigan sobre semillas, hojas o frutas con el fin de impedir la propagación de enfermedades como la roya, mohos, tizón…

                En España, la venta de estos Fungicidas y Bactericidas alcanzan las 37.000 toneladas, una cifra bastante significativa comparándolos con el segundo producto fitosanitario que más se vende, los herbicidas, con cantidades que rondan las 16.500 toneladas.

                El herbicida es un producto fitosanitario cuya finalidad es eliminar las plantas indeseadas actuando a las hormonas de éstas e interfiriendo en su crecimiento. El glifosato es el herbicida más utilizado ya que inhibe una enzima fundamental para el crecimiento de una planta.

                En tercer lugar, tenemos como productos fitosanitarios más vendido los insecticidas, alcanzando las 7000 toneladas anuales. El insecticida es un compuesto químico que es utilizado para combatir y matar los insectos. Este producto fitosanitario tiene una gran importancia para el control de plagas en la agricultura.

Por último, tenemos dos productos fitosanitarios con ventas similares entre ellas pero inferiores a las anteriormente citadas, los Reguladores de Crecimiento y los Molusquicidas.

Los Reguladores de crecimiento registran una venta superior a las 150 toneladas en nuestro país. Esta sustancia actúa en el desarrollo de la planta y suelen ser activas a concentraciones muy pequeñas.

Los Molusquicidas tienen una venta inferior, en torno a las 105 toneladas. Su principal función es controlar los moluscos en las explotaciones agrícolas. Un ejemplo pueden ser los caracoles. Deben emplearse con precaución para que no afecten a otros animales que no son su objetivo.

En Innova XXI Agro pueden obtener información sobre los cursos de aplicador de productos fitosanitarios, a través de los cuales, podremos conseguir los conocimientos necesarios para el uso sostenible de éstos plaguicidas.

X