Xylella Fastidiosa atacando una planta

El sector celebró ayer en Córdoba la primera conferencia internacional sobre la Xylella Fastidiosa

Ayer se celebró en la Diputación de Córdoba la primera conferencia internacional sobre la Xylella Fastidiosa. Entre los temas que se abordaron en este encuentro, se habló sobre la posible entrada de la bacteria en Europa a través de las importaciones de ornamentales provenientes de países como Costa Rica. El ingeniero agrónomo y olivicultor, Cristóbal Lovera, explicó las características de este patógeno que puede alojarse hasta en 300 variedades distintas de plantas.

Los expertos estuvieron de acuerdo en que es muy difícil predecir cuál será la evolución y expansión de esta plaga ya que nuestro país está expuesto debido a la “deficiente legislación fitosanitaria” que permite que la bacteria pueda traspasar nuestras fronteras en numerosas plantas huéspedes.

De momento, la enfermedad ha sido detectada en Italia y los ponentes consideraron ayer que el riesgo de que se extienda a otros países de Europa “es alto” debido a la introducción de material vegetal infectado y por su capacidad de adaptación a los climas de nuestro continente, sobre todo el mediterráneo, donde se concentran las principales zonas olivareras.

En el último bloque de la conferencia intervino la europarlamentaria Esther Herranz, quien consideró que Europa “no está en el tema” ya que la respuesta de la Comisión a la pregunta realizada por ASAJA Córdoba no se ha traducido en medidas de protección y prevención suficientes.

Por ello, el Jefe del Servicio de Sanidad Vegetal de la Junta de Andalucía, Ricardo Alarcón, explicó que tienen que establecerse alarmas en las zonas de alto riesgo. Según dijo, la Consejería ya está controlando varios viveros y trabajando en la posible detección de la bacteria.

También intervino el responsable del Servicio Fitosanitario de la región italiana de Puglia, Antonio Guario, quien detalló cuál es la situación de este país, donde ya se han acordonado 200.000 hectáreas y se están analizando más de 20.000 muestras.

Esta bacteria provoca varias enfermedades de importancia económica, principalmente en cultivos leñosos como vid, cítricos, diversos frutales de hueso, café y ornamentales. Su principal área de distribución se limitaba al continente americano, sin embargo, en octubre de 2013, se detectó por primera vez en Europa un foco que afectaba a olivos, almendros y adelfas al sur de Italia. La Red de Alerta Fitosanitaria de la Junta de Andalucía ha elaborado una ficha divulgativa donde se muestra detallada información sobre la bacteria.

Noticia extraída de: Agroquímica

Categories : Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X